Desde este lado del mar


DENUNCIA
abril 18, 2009, 1:33 pm
Filed under: Madrid, Papeles

Condenados a las filas 

foto-colas-aluche1

Si algo caracteriza a la Comisaría de Extranjería de Avenida de los Poblados, en Madrid, son las filas eternas. Ahora que derrumbaron la antigua cárcel de Carabanchel, la hilera de extranjeros que rodea la comisaría es más visible, sobre todo, a primera hora de la mañana. Las personas hacen la fila para colocar sus huellas en sus tarjetas de residencia, pero no todos van a hacer ese trámite. Otros van a solicitar un duplicado de tarjeta, notificar de un cambio de domicilio o simplemente recoger un formulario o una tasa. El problema es que los policías no tienen paciencia para informar y condenan a todos a la fila eterna.Pero allí no acaba el calvario, la fila de la calle acaba en la entrada a al edificio de la comisaría, pero luego hay que sortear el patio, donde, por lo menos, hay cuatro colas más. Y aquella persona que iba a solicitar un duplicado de su tarjeta o recoger el impreso para pagar una tasa descubre, con rabia, que su fila era la más corta, pero perdió dos horas haciendo la fila de entrada.

Pero lo que ocurre a continuación es completamente kafkiano, pues cuando las filas del patio llegan a la puerta del edificio, adentro aparecen un sinfín de colas más y los funcionarios se niegan a dar información y ante cualquier pregunta se limitan a señalar con la mano los carteles que están colgados por las paredes. Son folios, a veces escritos a mano, que tienen flechas que apuntan al infinito. Al final, la mejor fórmula es preguntar a las personas que han llegado antes y han descifrado la fila que les toca hacer.

Es indignante que los policías y los funcionarios se limiten a arrojar a las personas a las filas y que levanten la voz cuando alguna persona, que quiere desocuparse de sus trámites pronto hace una pregunta. Esto no es por capricho, sino porque muchas veces un día perdido es un día de sueldo menos, porque aunque parezca mentira, los extranjeros no siempre disponen de esos días para asuntos personales.

Yo también fuí condenada a esas filas eternas y aproveché el tiempo para hacer la fotografía que aparece en este post. Tuve tiempo de hablar con  muchas personas que me contaron que, por ejemplo, en los servicios de empleo, cuando las personas van a apuntarse al paro, recogen un número que les indica la hora de atención, de tal manera que no hay filas ni tiempo perdido.

Otros contaron que se ahorraron filas al empadronarse, porque descubrieron que se podía llamar al 010 para pedir que les enviaran los formularios a sus domicilios. Pero a la Policía le faltan ganas y seguramente recursos también,  pero les sobran personas maleducadas, prepotentes, cansadas de sus turnos, y fastidiadas con la inmigración.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: